Muchas empresas han decidido dedicarse completamente al desarrollo en internet, debido a que es mucho más sencillo, no corresponde de demasiado esfuerzo y se puede realizar desde la comodidad de tu hogar. Sin embargo, no es tan fácil como parece, pues para poder obtener la fama que tienen muchas compañías actualmente hay que dedicarse de lleno a crearlo de una forma adecuada para que pueda surgir sin contratiempos.

Hostings existentes

Actualmente muchas personas saben acerca del hosting o el alojamiento web y la importancia que tiene para la creación de un sitio en internet que pueda tener un funcionamiento adecuado. Sin embargo, no muchos tienen el conocimiento de que en realidad existen algunos tipos de hosting que funcionan de formas completamente diferentes. Aquí te proporcionaremos una pequeña lista.

Alojamientos en VPS

Los alojamientos en VPS o en Servidores Virtuales son aquellos hostings que están alojados tanto en la memoria RAM como en el disco duro, repartidos adecuadamente entre las webs que están alojadas en el servidor en cuestión. Es una de las formas más económicas de adquirir un hosting, ya que, aunque sí se debe pagar, el gasto se divide entre varias webs que están alojadas en el mismo servidor.

Servidores Cloud

Esta es uno de los más recientes, ya que tiene poco tiempo de existencia. Sin embargo, para algunos ha resultado realmente efectivo. Básicamente te cobran por minutos los recursos que estás utilizando. Es decir, alojas tu página web en un servidor que tiene recursos y estos te van cobrando a medida que vas necesitando de ellos. Es una opción interesante.

Alojamiento compartido

Parecido al alojamiento VPS, este se trata de un servidor cuyo disco duro está dividido, por lo tanto, tiene alojadas a un sinfín de páginas web. Es una opción realmente viable si no tienes demasiados recursos, pues esta es muy económica debido a que el pago lo compartes con otras páginas web que se encuentran en el mismo servidor.